Teléfono: +34 91 636 67 97     Móvil: +34 684 172 176

¿Qué plan tienes? 

Colaboración en blog J.Hernando (jhernando.com)

En la situación actual de aislamiento que vivimos, observamos como muchos de los sectores y segmentos principales de la actividad están parados o casi parados. Incluso el motor principal de la actividad de nuestro país, el Turismo y servicios asociados, como la Hostelería, tiene grandes incertidumbres sobre la situación con la que se va a encontrar tras el período de confinamiento y la posterior apertura de la economía. Por otro lado, ya centrados en la actividad logística y de distribución vemos como hay signos dispares y preocupantes según el segmento.

Caída de los volúmenes de tráfico de carga aérea mundial en cerca de un 15% y algo más de un 27% en Europa, mientras que los datos de carga aérea con origen China se han disparado en positivo. Igual sentido observamos en los tráficos de carga por carretera, con grandes problemas y caídas de los volúmenes transportados añadido a la falta de retornos de mercancía que impactan en la rentabilidad,  mientras que el volumen de envíos Ecommerce se ha disparado a doble dígito, y según el nicho del que se trate incluso más, propiciando que haya operadores en situación análoga a un Peak Season “continuo”, con grandes tensiones en la cadena de suministro, a lo que se le unen las particularidades de ejecución derivadas de las medidas sanitarias.

Añadido a esto, hay operadores cuya actividad está totalmente parada, motivada por el parón general en su industria principal, como la automoción, suministros, recambios, mudanzas, químicos…etc.

Unos y otros, por diferentes circunstancias, deberán adaptar (o ya lo están haciendo) sus estructuras para hacer frente a esta situación y a la futura, de difícil predicción. Es muy probable que la actividad sufra distintos vaivenes en el segundo semestre del año por el comportamiento impredecible de los consumidores, y esto añadirá más tensión e incertidumbre a la ya soportada no dando incluso por válidos aquellos pronósticos que apuntan a que estos volúmenes de incremento vayan a quedarse de forma estructural. 

En este sentido cobra especial importancia, ahora más que nunca, parar mínimamente e intentar coger un poco de perspectiva ante la situación venidera, por varios motivos:

  1. El derivado de la incertidumbre presente y futura (inmediata) que hay que intentar clarificar. 

  2. La afectación generalizada a todos los sectores de la economía, lo que hace que su alcance tenga efectos directos, pero también colaterales de gran envergadura.

  3. La implantación de medidas sanitarias extras que condicionarán el comportamiento de oferta, demanda y desempeño sea cual sea el sector.

Ante este panorama y ante las muchas dudas que surgen al respecto, aquel que pueda y sepa resolverlas a tiempo y desarrollar un plan de acción oportuno tendrá más opciones de mejorar su situación en el mercado y por ende la competitividad de su empresa.

Para ello, paremos un instante, cojamos distancia, reflexionemos y abordemos los siguientes puntos de actuación.

  • Diagnóstico de situación, que permita hacer una evaluación del mercado, del segmento propio, de la situación actual de la compañía (visión y recursos) y de la futura a corto plazo, la situación de nuestros clientes (presentes y futuros) y nuestra red de proveedores. En definitiva, obtener datos y analizarlos con detalle y profundidad para extraer conclusiones.

  • Estrategia, que permita definir los cambios necesarios a acometer a partir de una revisión sobre la Visión y la Misión acorde a la nueva situación. Definiendo un calendario de inmediatez de acciones, con hitos claros de consecución, evaluando riesgos, interesados, alcance, costes, recursos necesarios…etc. En definitiva, en base a los datos evaluados, establecer la mejor estrategia de éxito con aplicación inmediata.

  • Ejecución, llevar a cabo con inmediatez las acciones y medidas contempladas en la nueva estrategia. Accionando palancas no contempladas con anterioridad, trabajando con los equipos, habilitando transparencia y empatía, fijando KPI´s y OKR´s de vigilancia extrema, involucrando a nuestros partners, atendiendo muy de cerca la tesorería y a la liberación de recursos, incorporando nuevas herramientas y técnicas a esta ejecución. En definitiva, ejecutar con inmediatez y rapidez todas las acciones definidas que permitan tener la mejor posición ante la apertura de la economía.

Demorar este análisis no debiera ser la estrategia.

Así mismo, este es el momento adecuado y preciso para analizar otros aspectos que en el devenir diario no pueden ser acometidos, por ejemplo:

Transformación Digital: ¿Cuál es nuestra posición ante la Transformación Digital? ¿Entendemos lo que supone e internamente estamos capacitados para acometerla? ¿Tenemos un plan propio de adaptación y desarrollo?¿Somos capaces de vender Transformación Digital a nuestros clientes sin haberla acometido internamente?

Cultura de la empresa; Como dijo Peter Drucker, “ La cultura se come a la estrategia en el desayuno”. Pensemos sobre la cultura de la empresa, los valores que propugna (ética, liderazgo, innovación, organización, sostenibilidad…etc), analicemos si están en consonancia con la nueva Visión, si son conocidos por el resto de la organización, pensemos en cómo puede ser más permeable y llegar a los equipos.

 Otros puntos de análisis en estos días debieran ser el rol del líder y la adopción del Liderazgo Funcional, la búsqueda de nuevas vías para conseguir la Excelencia como objetivo diario, la aplicación de Metodologías Ágiles, el Intraemprendimiento como “nuevo” motor de crecimiento de las empresas, el apalancamiento en la  Economía Colaborativa incorporando proveedores y clientes a ese fin, los nuevos Modelos de Trabajo que den respuesta, por ejemplo, a cómo mantener la productividad en los entornos de teletrabajo y cómo definir los nuevos espacios de trabajo en la Empresa y para aquellas sociedades en situación financiera favorable la prospección del mercado en busca de oportunidades de inversión.

En  resumen, es el momento de parar, reflexionar sobre el momento actual, realizar el mejor diagnóstico de situación, elaborar una estrategia de éxito y ejecutarla con suma diligencia y rapidez para no perder la posición en el mercado y salir fortalecidos.

Quizás no sea el momento de hacer mucho, pero sí es el momento de hacer lo correcto.

Sueña en grande, empieza pequeño, actúa ahora” (Robin S. Sharma).


0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *